Experiencias "Troteras"

Atenas

¡Hola troteros! 🙂

¿Qué tal estáis? Con esta maravilla de tiempo y con la Semana Santa encima solo pienso en las vacaciones y en daros ideas para próximos viajes. Esta vez os voy a contar un viaje que hice hace año y medio a Atenas (Grecia) con mis padres, como os prometí por Instagram. Fuimos en diciembre, en el puente de la Constitución. Fue una buena idea viajar a un país como Grecia en invierno porque con el frío que pasamos por el norte, agradecimos muchísimo unos días de buen tiempo y buena temperatura (sin pasar calor). Llevaba toda mi vida soñando con visitar la Acrópolis y el Parthenon y fue toda una sorpresa encontrar un viaje tan bien de precio y tan bien aprovechado, así que no lo dudamos. Fueron cuatro días (de sábado a martes) aunque como los vuelos salían desde Madrid, viajamos la madrugada de viernes a sábado desde Bilbao. ¡Vamos allá! 🙂

MADRUGADA DE VIERNES A SÁBADO:

Como os he dicho anteriormente, los vuelos salían desde Madrid por lo que tuvimos que coger un autobús de madrugada para llegar a tiempo al aeropuerto, ya que el avión salía por la mañana. Ya os conté en la Experiencia trotera por Wroclaw (Polonia) que para ir al aeropuerto de Madrid cogemos un autobús directo. Esta vez no salimos desde Bilbao, lo cogimos en Vitoria porque en la nueva estación de autobuses que han construido hay mucho sitio para dejar el coche sin problema y gratuitamente (tanto la ida como la vuelta era de madrugada, así que no nos podía llevar ni traer nadie). Viajamos, como siempre, con ALSA y gracias a ser socios BusPlus nos enviaron un descuento del 50% y nos costó 30€ ida y vuelta a cada uno, en autobús ALSA Premium (comodísimo y muy espacioso). El horario de la ida fue el siguiente: salimos a las 2 de la madrugada de Vitoria y llegamos al aeropuerto de Madrid a las 6:15 aproximadamente. Fue un poco “paliza” el viaje pero como el autobús era bastante cómodo conseguimos descansar y reponer fuerzas.

SÁBADO:

Tras unas horas en el aeropuerto de Madrid cogimos el avión a las 10:45 y llegamos a Atenas a las 14:15 (en Grecia hay una diferencia horaria de +1 hora). Viajamos con Iberia y cada vuelo nos costó 60€, es decir, 120€ ida y vuelta por persona, muy buen precio para ser una ciudad tan visitada e histórica.

Una vez allí, cogimos el metro para ir al centro (línea 3, azul), concretamente hasta Omonia que era la parada más cercana al hotel. Nos alojamos en Aristoteles Hotel y pagamos… ¡99€ en total en habitación triple con baño privado y desayuno! Sí, estáis leyendo bien, 99€ por tres noches. El hotel tenía muy buena ubicación, podéis verla aquí (15 minutos andando del centro) y la habitación era suficientemente amplia para los tres y el baño estaba totalmente reformado.

Después de instalarnos en el hotel decidimos acercarnos al centro para situarnos. Cuando llegamos a la plaza de Monastiraki me quedé impactada con la Acrópolis, es una imagen que se me quedó grabada en la mente. Además, como estaba anocheciendo estaba iluminada, espectacular y muy muy emocionante. Mientras paseaba por las calles de Atenas me sentía privilegiada de poder estar en una ciudad con tantísima historia y con monumentos tan antiguos, todo me parecía maravilloso. Cenamos en la calle Adrianou en el restaurante Maiandros Restaurant y nos gustó tanto que comimos y cenamos el resto de días en el mismo lugar. Todos los platos estaban buenísimos y la atención fue muy buena también, hablaban en castellano y tuvieron muchos detalles como darnos a probar algún postre típico y vino (incluso tuvimos un pequeño problema y nos buscaron la dirección y el teléfono de la embajada española en Atenas). A partir del segundo día, nos llevaban a comer y cenar a una terraza en el ático con vistas a la Acrópolis y el restaurante tenía además música típica en directo. Comíamos por unos 25€ en total los tres y las cantidades eran grandes y con mucha variedad, ¡totalmente recomendable! 🙂

Después de cenar, fuimos paseando hasta la plaza Syntagma donde se encuentra el Parlamento (y el famoso cambio de guardia del que os hablaré más tarde). Tras el paseo volvimos al hotel a descansar y a reponer fuerzas para los próximos días.

A continuación, os dejo una imagen de la Acrópolis de noche (aunque la calidad no es muy buena porque la hicimos con el móvil):

IMG-20151206-WA0002
Acrópolis iluminada

 

DOMINGO:

El domingo por la mañana, bajamos a desayunar al restaurante del hotel y nos quedamos muy satisfechos con el desayuno que ofrece, sobre todo, por el precio que pagamos. Teníamos de todo (era un self-service): café con leche, té, cereales, fruta, embutido, tortilla francesa, bollería, etc.

Comenzamos el recorrido paseando hasta el centro, para empezar nuestra visita por la Acrópolis. De camino, nos encontramos muchas iglesias ortodoxas preciosas (son muy coloridas por dentro, especialmente los techos) y nos llamó mucho la atención que los domingos los ortodoxos celebran sus misas pero dentro de las iglesias quedan para desayunar y cada uno lleva algo de comer, es muy animado, con música, como una fiesta. Tras ese descubrimiento tan curioso a la vez que bonito, volvimos a la plaza Monastiraki (con sus espectaculares vistas a la Acrópolis) y subimos a visitar uno de los lugares más maravillosos que he visto nunca. Tuvimos mucha suerte porque ese día la entrada era gratuita. Una vez allí, literalmente: me enamoré, creo que no sabría explicaros con palabras lo que sentí. Mis padres habían estado allí muchos años atrás y siempre me contaban que a mi padre le impactó tanto que ¡subieron 3 veces a verlo! Fue muy emocionante sentir que todo lo que teníamos alrededor tenía tantos años de historia, lo disfrutamos mucho. Es una pena porque el Parthenon estaba en obras pero, a pesar de eso, es alucinante. Subiendo a la Acrópolis, hay un pequeño montículo que merece la pena visitar porque tiene unas vistas preciosas de la ciudad y las fotos quedan muy bonitas :). Otra visita obligada en la zona es el Teatro de Dionisio y el Teatro de Herodes Ático.

Pasamos toda la mañana por la Acrópolis y volvimos a comer al restaurante que os he contado antes. Por las calles, podéis encontrar muchísimos puestos ambulantes de gyros (kebabs griegos), fruta, yogurt griego (al cual me aficioné, tomé como 10 botes grandes a lo largo del viaje…jaja), etc., así que no hay ningún problema para comer. Por la tarde, volvimos a la plaza Syntagma ya que el día anterior la vimos de noche y, después, dedicamos la tarde a pasear por un camino a los pies de la Acrópolis que, además, tenía puestos ambulantes de cositas artesanales. De nuevo, volvimos a cenar a “nuestro” restaurante (cada vez que os hablo del restaurante me acuerdo de la comida griega y se me “hace la boca agua”… 😉 ). Después de cenar, tomamos algo en una terraza con vistas a la Acrópolis y nos volvimos al hotel al descansar.

A continuación, os muestro algunas fotos:

thumb_DSC_0001_1024
Ruinas encontradas por la calle
thumb_DSC_0014_1024
Techo de una Iglesia Ortodoxa
thumb_DSC_0018_1024
Basícila bizantina Panayia Pantanassa o Monastiraki (Plaza Monastiraki)
thumb_DSC_0023_1024
Ruinas de la Biblioteca de Adriano
thumb_DSC_0035_1024
Ruinas de la Biblioteca de Adriano
thumb_DSC_0048_1024
Vistas de la ciudad desde la Acrópolis
thumb_DSC_0051_1024
Monte Lykavittos desde la Acrópolis
thumb_DSC_0047_1024
Acrópolis
thumb_DSC_0059_1024
Teatro de Herodes Ático
thumb_DSC_0131_1024.jpg
Teatro de Dionisio
thumb_DSC_0075_1024
Parthenon (Acrópolis)
thumb_DSC_0076_1024
Acrópolis
thumb_DSC_0098_1024
Acrópolis
thumb_DSC_0122_1024
Acrópolis
thumb_DSC_0153_1024
Vistas desde la terraza del ático del restaurante Maiandros Restaurant

LUNES:

Con las fuerzas cargadas del desayuno nos dirigimos al Templo de Zeus Olímpico, de nuevo muy impactante, ¡las columnas son enormes! También visitamos el Estadio Panatenaico, donde se celebraron los primeros Juegos Olímpicos Modernos. Se puede visitar por dentro aunque nosotros no lo hicimos. Antes de comer dimos un pequeño paseo por el Jardín Nacional.

Por la tarde, visitamos el monte Lykavittos al que se sube en funicular. Tiene unas vistas muy bonitas de toda la ciudad desde donde se pueden diferenciar la Atenas moderna y la Atenas histórica. De camino al funicular, descubrimos el barrio más lujoso de Atenas que contrasta con otros muchos barrios de la ciudad que están bastante descuidados, es impactante.

Cuando bajamos de Lykavittos fuimos a la plaza Syntagma a ver el cambio de guardia. Fue muy curioso, es algo que no debéis perderos si vais a Atenas porque hacen un espectáculo muy interesante. Además, tienen un vestuario muy característico. Después del espectáculo, seguimos recorriendo las calles del centro, descubriendo nuevas ruinas e iglesias ya que en cada esquina hay algo que ver. Cenamos y volvimos a descansar.

Aquí os dejo algunas fotos:

Iglesia Ortodoxa y calles de Atenas

thumb_DSC_0175_1024
Templo de Zeus Olímpico
thumb_DSC_0187_1024
Estadio Paranatenaico
thumb_DSC_0194_1024
Vistas desde el monte Lykavittos
thumb_DSC_0193_1024
Guardia

MARTES:

Para el último día, teníamos pendiente el Museo de la Acrópolis de Atenas que recoge muchas esculturas y curiosidades encontradas en las excavaciones. Es 100% recomendable y, además, tiene unas cristaleras enormes con vistas a la Acrópolis que hacen que te sientas parte de toda la cultura griega y ruinas alrededor del museo. La entrada cuesta 5€ para adultos y es gratuita para los estudiantes y niños. Una cosa que nos gustó mucho fue que pudimos dejar las maletas en el guardarropa vigilado sin coste adicional porque después de la visita nos teníamos que ir directos al aeropuerto. Cogimos unos gyros y algo de fruta en los puestos ambulantes que os hablaba antes y cogimos el metro al aeropuerto (con mucha pena de irnos porque nos encantó) 🙂 .

El vuelo salió a las 16:05 y llegamos a Madrid a las 19:00. Tras cenar algo por el aeropuerto, cogimos el autobús de vuelta a Vitoria a las 21:00. Viajamos de nuevo en ALSA Premium y esta vez nos dieron algo para cenar (sin coste adicional) y una bebida fría y otra caliente, lo cual hizo que el viaje fuese más llevadero ya que llegamos a Vitoria a la 1:15 de la madrugada.

Os dejo algunas fotos:

Ruinas a la entrada del Museo de la Acrópolis de Atenas

thumb_DSC_0166_1024
Ruinas a la entrada del Museo de la Acrópolis de Atenas
IMG-20151208-WA0003
Escultura del Museo de la Acrópolis de Atenas

Fue un viaje en el que no paramos y acabamos agotados pero mereció la pena y superó con creces mis expectativas y enamoró todavía más a mis padres que ya la conocían. Como veis, el viaje salió muy bien de precio y las fechas fueron perfectas (como veis en las fotos tuvimos un tiempo maravilloso todos los días).

RESUMEN:

  • AUTOBUS (ALSA) Ida -> Vitoria – Aeropuerto de Madrid: Madrugada del viernes al sábado 2:00-6:15 / Vuelta -> Aeropuerto de Madrid – Bilbao: Martes 21:00-01:15 / Precio: 30€ por persona ida y vuelta
  • VUELOS (Iberia) Madrid – Atenas: Ida -> Sábado 10:45-14:15 / Vuelta -> Martes 16:05-19:00 / Precio: 120€ por persona ida y vuelta
  • HOTEL: Aristoteles Hotel -> Habitación triple con baño privado y desayuno / Precio: 99€ en total por tres noches

Cualquier duda, sugerencia o curiosidad me podéis escribir un comentario o mandarme un email: trotandoelmundoblog@gmail.com

¡Besoooooos! 😀

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s